"Debemos huir de la idea de autocomplacencia que pueda asociarse al acto solidario y centrarnos en el hecho desesperado de aquellas personas que lo necesitan para sobrevivir." T.S.
SOLIDARIDAD - التضامن - solidariteit - салідарнасць - solidarnost - solidareco - סולידריות - solidaarsus - undod - همبستگی - solidaarisuus solidarité - Zumunci - پيوستون - szolidaritáson - solidarity - dlúthpháirtíochta - samstöðu - solidaritāte - solidarumas - αλληλεγγύης - solidarjetà solidarność - solidarităţii - mshikamano - pagkakaisa - เป็น น้ำหนึ่งใจเดียวกัน - dayanışma - solidaritat - סאָלידאַרישקייט - SOLIDARIEDADE

20.4.16

Esperança

Esperança tiene 17 años, está en 11ª clase (equivalente a 1º de Bach) y está en plena época de exámenes.Según la legislación mozambiqueña los exámenes del 1º trimestre se realizan en todo el país en la semana del 22 al 29 de abril.

Tiene dificultades con el portugués, porque su lengua materna es Chichewa y en esa lengua ha recibido la mayoría de las clases hasta ahora y problemas con las matemáticas, porque, por un sistema de promoción automática dirigido a satisfacer cifras globales de alfabetización, ha pasado de un curso a otro sin sentra las bases que necesita para comprender algunas operaciones básicas.

No hay problema, está acostumbrada a lidiar con situaciones duras, conseguirá superar este bache en esta nueva escuela en la que se exige, pero también se da apoyo. Lo que quizás digiere peor es que su hermano tenga que dejar de asistir a clase para vender crédito de teléfono porque su madre está muriendo y es huérfana de padre casi desde el nacimiento.

Su madre tiene 31 años es seropositiva, como un 12,5 % de la población mozambiqueña, uno de los países de África austral donde la prevalencia de esta enfermedad es mayor

Según nos cuenta una ATS del hospital de Tete, el 90% de las personas que van a hacer la prueba menores de 40 años dan positivo en una prueba que es rutinaria para operarse, en los hijos de embarazadas seropositivas que se niegan a aceptar la realidad y no toman el tratamiento que permite a sus bebés nacer sanos o en un alto porcentaje de niñas violadas.

Esperança es fuerte, colabora en todas las tareas colegiales, es solidaria, pero tiene miedo.

Miedo a que su orfandad sea completa; miedo a que su hermano sea asaltado en la calle por un puñado de meticales o a que lo maten para cumplir una orden absurda de un "feiticeiro", tiene miedo a que la recluten en este ambiente pre-bélico que se está viviendo.., y un miedo que no la deja dormir a no poder quedar en el internado porque lleva tres meses sin pagar la mensualidad.

Pero este miedo no la paraliza, le da fuerzas para luchar y poder afrontar una realidad que no le permite ser débil. Una realidad injusta, cargada de "infelicidades" ( así llaman aquí a las defunciones) pero que no ha endurecido lo suficiente su corazón...Todavía.

Esperança participa en el coro del colegio y no se pierde un ensayo, es una de las voces más bonitas en las ceremionas religiosas que vive con intensidad, corta la hierba que crece endiabladamente alrededor del colegio y riega la machamba experimental con una sonrisa en la cara y toda la fuerza de su juventud en las manos.

Ahora hay un club de cine en la escuela y ella, como la mayoría de sus compañeros, que nunca han tenido televisión ni acceso a un cine, se sientan maravillados a disfrutar del 7º arte, de las noticias, de documentales ... hasta de poder construir sus héroes de fútbol o de la canción. No han tenido héroes porque los héroes son ellos.

Esperança nos da esperanza, como esperanza tienen estos niños que os saludan y que ya han probado vuestras recetas y aplaudido vuestro diccionario.

Por cierto, ya tenemos sillas de comedor y podemos comer sentados!!
Cuando tengamos más red subiremos imágenes, hoy es imposible!!
No tenemos medios, pero tenemos coraje.

Zikomo

2 comentarios:

Beatriz Vázquez Toral dijo...

Hola Susana, somos dos alumnas que estamos trabajando sobre la crisis de los refugiados. Nos gustarías que nos contaras cómo es la situación en Mozambique cara a este tema. Un saludo:
Bea y Arantza

Anónimo dijo...

Cando Efrén liu o texto quedeime sen palabras xa que paréceme moi forte que unha nena da nosa idade poida estar nesa situación tan triste e horrible.
Paréceme incrible que ninguén poida facer nada por toda a xente que está nesas situacións mentres nós estamos aquí vivindo con todos os caprichos que nos dan. Supoño que se debe ao nodo egoísmo xa que hoxe en día só pensamos en nós meemos. Gustaríame moito poder axudar a Esperanza xa que ao ter a mesma idade ca min síntome identificada con ella, polo que me gustaría poder darlle os meus ánimos. O mellor dela é que a pesar de todo iso ella segue contenta e honra ao seu nome.

Nuria

Cargando...