"Debemos huir de la idea de autocomplacencia que pueda asociarse al acto solidario y centrarnos en el hecho desesperado de aquellas personas que lo necesitan para sobrevivir." T.S.
SOLIDARIDAD - التضامن - solidariteit - салідарнасць - solidarnost - solidareco - סולידריות - solidaarsus - undod - همبستگی - solidaarisuus solidarité - Zumunci - پيوستون - szolidaritáson - solidarity - dlúthpháirtíochta - samstöðu - solidaritāte - solidarumas - αλληλεγγύης - solidarjetà solidarność - solidarităţii - mshikamano - pagkakaisa - เป็น น้ำหนึ่งใจเดียวกัน - dayanışma - solidaritat - סאָלידאַרישקייט - SOLIDARIEDADE

8.3.16

Día de la Mujer trabajadora. 8 de Marzo. En Moçambique se inicia el mes de la mujer.

En Moçambique es el inicio del "mes de la mujer" que termina el 7 de abril con la celebración del día de la mujer mozambiqueña que recuerda a las heroínas nacionales en la fecha de la muerte de Josina Machel.

Independientemente del motivo o modo de celebración, este día nos invita a reflexionar sobre los derechos de la mujer. Quizás su incorporación laboral no se ha correspondido con la incorporación masculina al trabajo del hogar, de la misma forma que el acceso a puestos de responsabilidad que nos permitan gestionar estrategias en instituciones y empresas todavía deja mucho que desear. Estas, junto con otras reivindicaciones, nos animan seguir luchando por esa equidad necesaria y son muchos los frutos conseguidos.

Pero… trasladémonos ahora al trozo grande del Mundo, ese  cuyas “venas sangran“ para reflexionar sobre la situación de la mujer. La dicotomía entre la mujer rural y urbana muestra dos realidades muy distintas.

En el campo la mujer se levanta a las 4:30, lleva el peso de su familia, tiene una media de 5,1 hijos y en un 70% de los casos no recibe apoyo alguno por parte del hombre. Su jornada laboral es de 14 horas  que dedica a al cuidado de la machamba, del ganado, abastecimiento de agua y leña y el trabajo de casa. Recorren largas distancias con kilos de fruta, maíz o arroz en sus cabezas y a cuatro pies, los suyos y los del bebé que lleva a la espalda. Una agenda que no les permite acudir a los programas de alfabetización de adultos, escolarización o formación cívica.  Su tasa de escolarización es muy inferior a la de los hombres, ya que las familias prefieren invertir sus recursos en la educación de los varones. Las  tasas de embarazo juvenil son muy elevadas, así como la propagación del SIDA.

En las ciudades la situación es diferente, la mujer urbana, controla más del 85 % del comercio minorista en el que vende ropa de segunda mano procedente de los países occidentales, pero debe contar con la autorización de su marido para pedir un crédito, por ejemplo.  Cada vez más, hay una mayor recuperación de las mujeres urbanas en la educación e instituciones gubernamentales.

La evolución política del país, hizo que Mozambique fuese uno de los primeros países en África austral en legalizar la equidad legislativa, la incorporación al ejército en la época de la independencia, la colectivización en su época socialista, la Organizazaçao da Mulher Moçambicana (OMM), el Foro de la mujer o la admiración por mujeres que han hecho historia en este país como Josina Machel. Igualdad legislativa que cristalizó, a nivel internacional con la firma del protocolo de Maputo sobre los derechos de las mujeres en África, pero que por factores socioculturales no forman parte de la realidad de la mujer mozambiqueña. Aunque la situación es distinta en el Norte que en el Sur del país, la gestión del dinero y la toma de decisiones sigue estando en manos masculinas, por ejemplo, una mujer mozambiqueña no puede pedir un crédito sin el consentimiento de su marido o la propiedad de la tierra es del cónyuge en gran parte de las regiones del país. Culturalmente a las mujeres se les prepara para satisfacer al marido, existe la poligamia y el matrimonio va ligado a una dote.

En el ámbito escolar hay muchos profesores que dejan embarazadas a sus alumnas y la primera medida es retirar a la alumna del centro mientras que el profesor continúa en él hasta la llegada de la sanción que puede consistir en el envío a otro centro educativo. Con la llegada de la pubertad niños y niñas celebran unos ritos de iniciación en los que se les forma para su vida sexual adulta. Aunque estos ritos pertenecen al círculo privado de las familias, la literatura revela que la instrucción de las niñas se centra exclusivamente en la satisfacción del hombre y las coloca  en una situación de total sumisión. 

En este momento, una de las preocupaciones de UNICEF y de otras organizaciones es la educación para la igualdad y el desarrollo de acciones dirigidas a erradicar el abuso sexual de niñas con el consentimiento, en muchas ocasiones de sus familias. Acciones como la desarrollada por Rosa Langa, periodista comprometida con la situación de la mujer en Mozambique, la labor de mujeres relevantes como Graça Machel.

En resumen, una situación muy difícil contra la que las mujeres de Mozambique están luchando. Con armas dialécticas en aquellas mujeres con formación que están activamente implicadas en mejorar las condiciones de la mujer o con la mirada limpia, orgullosa y tranquila con la que la mujer rural camina por el mundo.

Espero que esta información os sirva para  reflexionar sobre  la situación de la mujer en Mozambique, y os permita haceros algunas preguntas como: ¿Podemos utilizar nuestra mirada occidental para analizar la situación de la mujer en otras culturas? ¿Partimos del mismo paradigma ? ¿Derechos de la mujer o derechos humanos?

Compartid con nosotros vuestras reflexiones y animaros a establecer  contacto con vuestros compañeros y compañeras de ESIL, están deseando conoceros!!

Cargando...