"Debemos huir de la idea de autocomplacencia que pueda asociarse al acto solidario y centrarnos en el hecho desesperado de aquellas personas que lo necesitan para sobrevivir." T.S.
SOLIDARIDAD - التضامن - solidariteit - салідарнасць - solidarnost - solidareco - סולידריות - solidaarsus - undod - همبستگی - solidaarisuus solidarité - Zumunci - پيوستون - szolidaritáson - solidarity - dlúthpháirtíochta - samstöðu - solidaritāte - solidarumas - αλληλεγγύης - solidarjetà solidarność - solidarităţii - mshikamano - pagkakaisa - เป็น น้ำหนึ่งใจเดียวกัน - dayanışma - solidaritat - סאָלידאַרישקייט - SOLIDARIEDADE

16.6.14

El drama de la emigración

No es ninguna novedad la masiva emigración de niños mexicanos a EEUU que se convierten en inmigrantes ilegales en este país y acaban siendo exluídos de la sociedad americana, vivendo en condiciones incluso más precarias que las que dejaron atrás en su lugar de origen.

A este drama se le une el de la emigración de los menores hondureños que se ha agudizado en los últimos años por los miles de niños que están viajando solos en busca de familiares, trabajo y huyendo de la violencia.
www.latribuna.hn

Algunos emulan a sus padres, quienes se fueron primero en busca de trabajo al país del norte, dónde viven más de un millón de hondureños, entre residentes legales e indocumentados.

Por cierto son estos inmigrantes hondureños los que envían anualmente unos 3.000 millones de dólares que representan al rededor del 25 % del Producto Interno Bruto (PIB) de Honduras, uno de los países más pobres del continente americano.

Estos niños a su vez se suman a otros miles de guatemaltecos y salvadoreños que, solos o a través de redes de tráfico de personas - conocidas como "los coyotes"- abandonan todos los años sus países con la idea de llegar a Estados Unidos.

Hago mención de esto porque precisamente el domingo pasado, en La voz de Galicia, leí un artículo en el que se informaba del gran crecimiento que ha sufrido esta inmigración en los últimos meses. Según los datos que se mostraban en el periódico, el número de menores que cruzan la frontera ha crecido un 92%( desde octubre del 2013)respecto a el año pasado. En los cinco primeros meses de año fueron 47000 y se espera que se superen los 70000 en 2014. En total se calcula que cada noche cruzan la frontera con Texas unos 400 menores de edad.

Han sido los habitantes de este estado quienes han puesto denuncias respecto a la mala alimentación y falta de cuidados médicos dados a estos niños, además han acusado al gobierno de que eran transportados, durante las 72 horas que deben permanecer en el país antes de ser deportados, a centros de adultos( lo que es ilegal). Solían escaparse y permanecer como inmigrantes ilegales.

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha declarado la "Crisis humanitaria" su reacción ha sido lanzar una capaña de información- a los países sudamericanos- de los riesgos que corren los menores al cruzar la frontera. En definitiva, la respuesta ha sido evitar la entrada en el país para no confrontar el problema real: la injustísma decisión que deben tomar estos niños, arriesgando su vida y dejando atrás lo poco que tienen; y la poca éticade países tan capitalistas como el suyo o el nuestro en los que se han olvidado hasta los derechos humanos.

Personalmente creo que esto no es suficinte para que las familias dejen de perseguir su única oportunidad para salir de la miseria. ¿ Vosotros qué pensais respecto a esta medida?¿ Qué soluciones veis frente al gran drama de la emigración?

La verdad es que lo único que está claro es que es desolador ver como chicos de nuestra edad o de la de nuestros hermanos más pequeños intentan encontrar el famoso "Sueño Americano", truncado ya hace mucho tiempo, tras el Wall Street Crash del 1929.

Pero lo mismo pasa en nuestro país con los africanos que llegan todos los años persiguiendo el "sueño europeo", cruzando el estrecho que separa a ambos mundos y desembarcando o saltando hacia nuestro país.

¿ Cómo es posible que haya tantas personas dispuestas a pasar por la muerte para escapar de su país?¿ Y cuál es la solución: que al llegar aquí se vean obligados a volver o envueltos en la espiral de la pobreza y la exlusión social?

¿ Cómo permitimos que tengan que elegir entre la sartén o el horno ?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que somos tremendamente sensibles a las situaciones inhumanas cuando de niños se trata. Me parece oportuna tu reflexión de comparar nuestra vida acomodada con la de ellos, para ver si así llegamos a la acción solidaria.

Anónimo dijo...

Esta realidad no está por desgracia sólo en Centroamérica. También en nuestras fronteras del sur cada día un buen grupo de menores se juegan todo para colarse entre los ejes de un camión que pase desde Tetuán en ferry a España. El sur no puede aguantar más...

Cargando...