"Debemos huir de la idea de autocomplacencia que pueda asociarse al acto solidario y centrarnos en el hecho desesperado de aquellas personas que lo necesitan para sobrevivir." T.S.
SOLIDARIDAD - التضامن - solidariteit - салідарнасць - solidarnost - solidareco - סולידריות - solidaarsus - undod - همبستگی - solidaarisuus solidarité - Zumunci - پيوستون - szolidaritáson - solidarity - dlúthpháirtíochta - samstöðu - solidaritāte - solidarumas - αλληλεγγύης - solidarjetà solidarność - solidarităţii - mshikamano - pagkakaisa - เป็น น้ำหนึ่งใจเดียวกัน - dayanışma - solidaritat - סאָלידאַרישקייט - SOLIDARIEDADE

16.5.11

Un paso atrás al progreso: la pena de muerte

Algo tan ilógico, tan primitivo, tan anticuado, tan inmoral y sobre todo tan inexplicable en nuestros tiempos, está continuamente sucediendo en nuestra sociedad, entendiendo por ésta la globalidad de los países más desarrollados.

No debemos desfallecer en nuestra lucha por los derechos humanos de estas personas, presuntos o demostrados criminales (dependiendo de la garantía y seguridad que cada uno preste a la justicia, véase en EEUU o similares).

Astronómicas cifras de ejecutados asolan nuestro mundo en la actualidad, legislaciones y leyes injustas, racistas y sobre todo, inhumanas en el año 2011. Cierto que cada vez son menos los países que siguen utilizando esta práctica para juzgar y castigar a sus "criminales", pero eso no es excusa para intentar con todas nuestras fuerzas erradicar esta repulsiva práctica de nuestras vidas de una vez por todas.

En los últimos 10 años un total de 31 países han abolido la pena de muerte de su legislación nacional. Pero aún son demasiados los que siguen manteniéndola, sobre todo de Oriente Medio y Asia, como Arabia Saudí, Irán o Yemen entre otros. Pero dejemos a estos países a un lado para reflexionar sobre esta práctica, pues nos centraremos en dos países de los considerados "desarrollados" (al menos económicamente, pues social y éticamente dejan mucho que desear).

Éstos no son otros que EEUU y el gigante asiático de nombre China. Vayamos por partes. Estados Unidos, tierra de oportunidades, donde cada hombre o mujer puede alcanzar lo que se proponga, llegar a lo que quiera. Eso sí, mientras no seas sudamericano, de color o de un mal barrio, pero este es un tema del que ya reflexionaremos. Debemos decir que en el país de las oportunidades como digo, la pena de muerte desde marzo de este año, ha sido abolida en 16 estados norteamericanos, el último de ellos Illinois y la cifra de ejecutados bajo casi en un 20 %. Aunque no es suficiente, debe erradicarse del todo por el bien de la humanidad y de la moral universal.

Mención aparte como digo merece China, pues los datos sobre sus "penas de muerte" son imposibles de calcular, ya que la información que facilita el gobierno está continuamente manipulada, por no decir que es totalmente falsa. Aunque se calcula que supera a los demás países con holganza (incluso a los norteamericanos, que como todos sabemos tienen tradición en eso y no se quedan cortos). Para hacernos una idea de la forma en la que se juzga en el gigante asiático, solo hay que decir que la pena de muerte es dictada no solo por delitos violentos, si no por otros relacionados con la política (quemar una foto del líder chino), o delictivo leve-medio en países como España, Alemania o Inglaterra (robar una tienda). Algo que en mi opinión ya es el colmo de la estupidez humana.

Pero no quiero ni debo seguir narrando hechos puntuales ni datos estadísticos de la pena de muerte, pues no merece la pena. Únicamente quiero dejar una cita de Mahatma Gandhi: "Ojo por ojo, y todos nos quedaremos ciegos"

2 comentarios:

Zebraderayasrosas dijo...

Hola soy Killa y hay un dato curioso que me gustaría aportar:
En los estados norteamericanos donde existe la pena capital, se cometen el doble de homicidios.
Un saludo!

Isa Gomez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que sostienes, Raúl. Parece que hoy en día el desarrollo económico implica un retraso ético. Cuanto más se tiene, menos se quiere compartir. Es vergonzoso que con la cantidad de equívocos que todas estas acciones han demostrado tener a lo largo de la historia, sigan apoyándose. Pero no sólo eso, lo peor es que en los momentos críticos, como la actual crisis, se tienda a defenderlos con mucha más fuerza.
Es tarea de todos terminar con la violación de derechos del ser humano, más que nada porque, supuestamente, todos y cada uno de nosotros tenemos derecho a la vida, y por tanto el deber de respetar la vida del otro.

Cargando...