"Debemos huir de la idea de autocomplacencia que pueda asociarse al acto solidario y centrarnos en el hecho desesperado de aquellas personas que lo necesitan para sobrevivir." T.S.
SOLIDARIDAD - التضامن - solidariteit - салідарнасць - solidarnost - solidareco - סולידריות - solidaarsus - undod - همبستگی - solidaarisuus solidarité - Zumunci - پيوستون - szolidaritáson - solidarity - dlúthpháirtíochta - samstöðu - solidaritāte - solidarumas - αλληλεγγύης - solidarjetà solidarność - solidarităţii - mshikamano - pagkakaisa - เป็น น้ำหนึ่งใจเดียวกัน - dayanışma - solidaritat - סאָלידאַרישקייט - SOLIDARIEDADE

29.5.11

Saber es poder

“El más importante y principal negocio público es la buena educación de la juventud.” (Platón)

       Me gustaría plantear una pregunta para empezar: ¿Te gusta el colegio? La respuesta que nos encontraremos en el noventa por ciento de los casos es: “¿Estás loco? ¡Claro que no! El colegio es lo más aburrido del mundo.”
       Un sistema en el que las personas que lo viven dicen eso, no puede ser bueno. “Bueno son chavales, no saben lo que necesitan.” Puede que no, pero saben lo que les gusta, saben con lo que se encuentran bien trabajando. Y la educación elimina progresivamente a medida que el estudiante crece todo eso que le gustaba para convertirlo en algo que odia, teniendo que ser todo lo contrario, es decir, formar de tal manera que se sea bueno en lo que a uno le guste. Este enfoque conlleva que el sistema ha de ser un campo abierto por el que correr y no una acera por la que ir recto. ¡Diversidad! Es lo necesario para garantizar que todo el mundo salga bien preparado cuando acabe sus estudios.
       No obstante, que hagas algo porque te guste, no quita que pueda ser difícil y que en algunos momentos sufras para conseguir tus objetivos, pero si lo haces es por que quieres alcanzarlos.
       La realidad es otra, vivimos en un sistema inflexible que fabrica maniquíes con una misma preocupación, mismos objetivos, misma solución para tener una vida feliz. El dinero. Si se paran a pensar, de lo que más se repite durante nuestra estancia en el colegio es “pasa de hacer eso tío, que no encuentras trabajo y no ganas nada.” Se ha deshumanizado el sistema, preferimos el beneficio económico que el espiritual. Es verdad que hay que tener una perspectiva de futuro, pero nunca anteponerla a nuestra felicidad. “– Quiero ser abogado, que gano pasta. – ¿y te gusta? – No, pero tengo toda mi vida para acostumbrarme. “
       En mi opinión hacer algo que no te gusta no es vivir, es trabajar para existir. Es decir, si durante 40 años no disfrutas de lo que haces, ¿realmente estás viviendo? No, estás consumiendo recursos inútilmente, por que uno de los requisitos para vivir es ser feliz. “Da el callo en el colegio, para poder darlo en la universidad, para poder darlo en una oficina, y la los 67 años jubilarte y disfrutar unos añitos.” Esa frase sintetiza lo que está provocando nuestro sistema en la calidad de vida de las personas.
       Es obvio que la Educación está obsoleta, su fin consiste en permitirnos llegar a la universidad, pero, ¿qué pasa cuando hay muchas personas con un mismo título? Que ese título pierde su valor, al igual que si hay muchos fontaneros en una ciudad tendrán menos trabajo que si hubiera sólo cinco. Con esto no quiero decir que no sea importante ir a la universidad, pero acceder a ella no ha de ser sinónimo de haber alcanzado la cima. Como ya dije antes, la diversidad en la enseñanza es fundamental, porque propiciará la diversidad en el empleo; una comunidad con mil contables pero ni un solo bombero, ardería en llamas.
       Resulta lógico que el fracaso escolar en España sea del 31,2 % en 2010, pero, ¿se alarman ahora? Cómo no haberse dado cuenta antes, viendo día tras día, año tras año, a sus hijos que llegaban a casa con una mochila que les hacía balancearse, y refunfuñando sobre los deberes. Sabrán sumar, multiplicar, leer, localizar en el cuerpo la tibia y el peroné, pero, ¿de qué sirven esos datos si no se aprenden valores humanos, o a discutir sobre dilemas morales? Licenciados alelados, una horda de listos ignorantes será la responsable de la sociedad del futuro. ¿Sobreviviremos?
       La única solución es que haya una revolución total en la enseñanza, que de lugar a un sistema basado en la personalización de los contenidos y que tenga como objetivo crear ciudadanos reflexivos y no maquinaria sin pensamientos propios. Es clave que la enseñanza respete los talentos de cada uno y que no se limite a mostrar unas habilidades estándar que hay que alcanzar.
       Por lo tanto, surge un gran problema cuando alguien posee alguna habilidad que no se encuentra dentro de las “normales”. Estos talentos son considerados inútiles automáticamente. Muchas veces he escuchado, “no seas músico, que no te llevará a nada”, “ deja de hacer dibujitos y ponte a estudiar”. Bien, la educación puede ser maravillosa y útil cuando tienes entre las opciones que se ofrecen algo que te emociona, pero es obvio son muy limitadas, y por lo tanto todas las personas que estén fuera de ese círculo tendrán estudiar otra cosa de lo que realmente quieren. Habrán podido comprobar que cuando se está haciendo algo por lo que se siente pasión y con lo que realmente uno se siente identificado una hora pasa como cinco minutos, y al contrario con algo que no.
       Como estudiantes tenemos dos opciones: ver cómo malgastamos nuestra formación a causa de un sistema incapaz y basado en la riqueza como éxito en la vida o, quitarnos la venda que nos han puesto en los ojos y empezar a cambiar algo, pacífica y razonadamente. Al fin y al cabo, es nuestra vida lo que nos jugamos.

2 comentarios:

Raúl López dijo...

Por educación léxica, comenzaré mi comentario con otra cita que más que responder, complemente a la tuya:

"Para manipular eficazmente a la gente, es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula"

Esta frase pertenece a un economista norteamericano llamado John Kenneth, que como muchos intentaron y no consiguieron, quiso cambiar el mundo en el que vivimos.

Lo primero, felicitarte por tu opinión, ya que no es fácil argumentar generalidades y tópicos de esa índole, y en mi modesta opinión, lo has hecho de una manera admirable y muy madura.

Creo que hay mucho que decir acerca de lo que dices, pero no me parecería justo sobrecargar tu artículo. Por lo que intentaré resumirlo en 3 puntos, lo más breves que pueda:

1.Ya dijo Antonio Machado que España era un país de charanga y pandereta, y no se equivoco para nada...¡arriba Belén Esteban! ¡arriba La Noria!

2.La uniformidad es la muerte, la diversidad es la vida. Ésto, se puede aplicar a varios ámbitos de la vida, pero en la educación tiene doble importancia, aunque algunos no la quieran ver.

3.No debe sorprender a nadie el fracaso escolar en España, aquí la educación en vez un lujo necesario es una obligación, y mientras esto no cambie, seguiremos siendo el "trasero de Europa", con perdón.

Repito, necesitamos un cambio social, político y económico. ¡Y lo necesitamos YA!

Anónimo dijo...

De acuerdo Raúl, en lo ensencial. Tan sólo me atrevería a añadir que el cambio tiene que empezar por uno mismo. Creo que reflexionar sobre estas cuestiones es una buena forma de hacerlo.

Cargando...